La ciberseguridad continúa siendo una de las áreas más subestimadas por muchas compañías.  La pandemia del Covid-19 ha acelerado la transformación digital, aumentando al mismo tiempo el riesgo de las empresas ante el cibercrimen y poniendo de manifiesto la necesidad de que inviertan en proteger sus datos e información. Sin embargo, para una mayoría de las organizaciones la ciberseguridad sigue sin ser una de sus prioridades.

Así, según datos de una encuesta de PageGroup que hemos llevado a cabo en España, Portugal, Italia Turquía, Polonia, Austria y Suiza; tan solo un 37% de las grandes empresas destaca la ciberseguridad entre sus principales áreas de inversión durante los próximos meses, un porcentaje aún menor el caso de las compañías de tamaño mediano (31%) y las pequeñas (21%).

Más inversiones, pero aún insuficientes

En los últimos años la tendencia a nivel global es el aumento de los recursos destinados a proteger la información de las compañías. Según estimaciones de IDC Research España, el mercado de la ciberseguridad crecerá en 2021 un 8,1% con respecto a 2020, alcanzando los 1.324 millones de euros.  A pesar de que esta es una cifra considerable, hay que tener en cuenta que supone aproximadamente un 0,1% del PIB anual, un porcentaje aún bastante por debajo del que dedican los países más avanzados en la materia.

En base a este mismo estudio de IDC Research España, las tendencias en inversión del gasto en ciberseguridad más destacables durante los próximos meses serán la automatización y orquestación de seguridad, según señalan un 39% de las compañías; frente a un 32% que destaca la simplificación del marco o framework de seguridad. De cara a 2023, la consultora prevé que un 55% de las inversiones en seguridad empresarial se realizarán en marcos unificados de ecosistemas y plataformas de seguridad.

El talento como piedra angular de la ciberseguridad

Pero, además de la inversión en tecnología, para garantizar que ésta se utiliza de la forma más eficiente es necesario contar con un equipo especializado y con el conocimiento de la compañía.

Este es el motivo por el cual el talento en ciberseguridad cada vez es más codiciado, lo que está generando ya un notable desequilibrio entre la oferta y la demanda de estos profesionales. Esta circunstancia ha provocado que los perfiles de ciberseguridad sean algunos de los que poseen unos salarios más elevados dentro del sector IT. Así, según nuestro Estudio de Remuneración de 2021, para un CISO, cuya función principal es elaborar planes de contingencia ante cualquier ataque que pueda sufrir una organización, su remuneración anual oscila entre los 40 mil euros de entrada, hasta los 130.000 euros si cuenta con más de 10 años de experiencia. En el caso de un Ingeniero de Ciberseguridad, encargado de detectar y proteger la información del sistema ante los cibercriminales, su rango se sitúa entre los 20.000 y los 95.000 euros anuales.

Precisamente, el Gobierno de España ha anunciado que invertirá en los próximos tres años más de 450 millones de euros para impulsar la industria de la ciberseguridad y la captación de talento en esta materia dentro del Plan Estratégico 2021-2025 alineado con la agenda España Digital 2025, una medida que, entre otros objetivos, persigue evitar la escasez de talento en esta área.

¿Quieres conocer cómo la digitalización está determinando las necesidades de talento en IT y Digital? Descarga nuestra infografía.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.