Muchos pensamos que negociar las condiciones de nuestro salario consiste en pedir más dinero cuando en realidad, se trata de hacer una reflexión entre lo que ofreces a la compañía y lo que recibes de ella. Si el resultado de esta operación resulta negativo significa que es el momento de negociar una subida de sueldo. Cuando llegamos a esta conclusión, es importante articular bien nuestro discurso, informarnos de las condiciones generales del sector y defender nuestra valía de la manera más objetiva posible.

Pero ¿por dónde empezar? Por mucho que estemos convencidos de merecer este aumento, lo más normal es que esta conversación nos genere tensión y estrés. Por eso, hoy os contamos las 6 claves que debemos conocer para acometer con éxito este importante proceso de negociación.

1. Infórmate de las condiciones salariales de perfiles y sectores profesionales similares

Está claro que el puesto que ocupas o el sector laboral en el que desarrollas tu profesión no tiene por qué definir la posibilidad de conseguir un aumento, pero las tendencias del mercado, sin duda, influyen. Es imprescindible que las tengas en cuenta a la hora de solicitarlo, y utilices esta información como un argumento más en tu petición.

Como norma general, los perfiles estratégicos son los que tienen mayor probabilidad de conseguir este aumento de sueldo. Este es el caso de los profesionales que trabajan en los departamento de Operaciones, Marketing, Finanzas o Ventas o aquellos perfiles altamente demandados por el mercado, como pueden ser los técnicos e ingenieros.

2. Encuentra el momento y el lugar ideal para abordar el tema

La mayoría de las empresas tienen unos procedimientos muy claros para revisar los salarios de los empleados, definiendo un espacio para que los propios trabajadores planteen ese aumento al director de su departamento. No puedes abordarlo en el pasillo, ni comentárselo aprovechando una reunión o un descanso. Para que esta conversación sea un éxito tienes que medir muy bien cuándo debes hacerlo.

Lo mejor es que busques un contexto formal para desarrollar esta conversación. Puedes aprovechar una situación que ya venga dada, como una evaluación personal o bien, organizar una reunión ad-hoc con tu responsable para tratar el tema en cuestión.

3. Valora en qué momento se encuentra la empresa

Es muy importante que analices el contexto económico en el que se encuentra la compañía para que puedas negociar las condicionas con fundamento. Recuerda que tus expectativas deben ser coherentes con los resultados y la situación de la empresa.  

Aun así, que la empresa no esté pasando por una buena situación no tiene por qué implicar que no puedas pedir una mejora de las condiciones. En este sentido, buscar alternativas al incremento económico como una remuneración en especie o bonus especiales por el buen rendimiento, puede ser una buena opción.

 

4. Comunica adecuadamente los logros que has conseguido dentro de la empresa

¿Por qué crees que te mereces un aumento de sueldo? Recopila todos los éxitos y objetivos que hayas alcanzado como profesional. Este será el mejor argumento que tengas a tu alcance para conseguir tu meta.

En esta línea, recuerda que el equilibrio es fundamental y tan perjudicial puede resultar ser demasiado modesto como que te expreses de manera exagerada: si eres demasiado humilde ensombrecerás tu trayectoria y si te excedes en tu discurso no resultarás creíble. Así, lo importante es encontrar un equilibrio a la hora de exponer los hitos alcanzados y que puedas transmitir de manera realista y objetiva, el esfuerzo que te ha supuesto conseguirlos.

Además de realzar tus logros, es muy positivo que trates el tema de manera constructiva: comenta la satisfacción que ha supuesto para ti ir alcanzando todas esas metas, y así evitarás reducir la conversación a una simple cuestión monetaria.

 

5. Evita mencionar el salario o las condiciones de los compañeros

Ten en cuenta que pedir un aumento de sueldo es algo personal, y que se mide en base a tus resultados laborales. Por eso es clave que evites hablar de la situación de otros compañeros, y más, cuando estos datos son confidenciales.

Lo mejor, como comentábamos anteriormente,  es que consultes estudios de remuneración del  mercado para puestos similares al tuyo. Estos te darán una visión global de la situación y podrás hacer una comparación veraz y objetiva. Además, estos datos darán aún más peso y consistencia a tu discurso, demostrando que has analizado la situación y que el aumento que solicitas en coherente y razonable.  

6. Ten en cuenta otros elementos que pueden mejorar tu paquete salarial

Cada vez se están incluyendo más elementos que complementan el salario fijo y variable. Se trata de mejoras sustanciales que van más allá del dinero y que enriquecen tu paquete salarial. Las más comunes son:  

  • La llamada retribución flexible, como los tickets restaurante, una guardería en el centro de trabajo, acceso a formación especializada...
  • Seguros médicos o de vida.
  • Coche de empresa.
  • Servicios relacionados con la salud y el bienestar, como frutas o bebidas gratuitas, descuentos parciales en gimnasios, una mayor conciliación o la posibilidad de teletrabajar.

Todos estos elementos extra pueden servir para complementar tu salario fijo. Averigua qué ofrece tu empresa y tenlo en cuenta a la hora de renegociar tus condiciones.

¿Crees que te mereces un salario más alto? Revisa tus éxitos y prepara bien tu discurso. Recuerda todos estos consejos cuando encuentres el momento adecuado para hablar con tu responsable. Defenderás con criterio todos esos motivos por los que mercedes esa ansiada subida de sueldo.

 

¿Tu salario está acorde con el mercado? Compara tu salario

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.