Las principales causas de renuncia son un mal ambiente laboral y un salario por debajo del esperado, pero las características del trabajo, la falta de motivación o de apoyo del jefe a sus empleados son factores que también influyen mucho.

Según una encuesta realizada por BambooHR en Estados Unidos mostró que más allá de la remuneración económica, las personas que cambian de trabajo por voluntad propia buscan empleos desafiantes, por un lado, y que les concedan un mejor equilibrio entre su vida personal y profesional, por  otro lado.

Las 5 razones principales para que una persona renuncie son las siguientes:

  1. Que el jefe no le tenga confianza (o no motive)
  2. Que sea regla trabajar fuera del horario establecido (u horarios inflexibles).
  3. Que el horario sea inflexible aun en situaciones especiales o emergencias.  
  4. Mal ambiente y compañeros difíciles.
  5. Que se le reconozcan fallas y errores, pero no aciertos.
  6. Que el trabajo no sea flexible.

Sorprendentemente, la administradora de inversiones State Street Global Advisors descubrió que aproximadamente el 60% de los millenials con edades de entre 22 y 32 años han cambiado entre una a 4 veces su empleo, durante un periodo de 5 años.

La investigación de Harvard afirma que la principal razón de cambio en las nuevas generaciones se debe a que ellos apuntan a una organización donde puedan crecer y aprender; que el trabajo que desarrollen sea realmente interesante.

Entonces, a los millennials no le es suficiente un buen salario, sino que necesitan algo más.

El valor de tu “salario emocional”

Es fácil saber la cantidad de dinero neto que te queda al mes; pero, ¿sabes cuál es tu salario emocional?

El salario emocional se define como:

“Las retribuciones de un empleado en las que no se incluyen lo económico. Tienen la finalidad de satisfacer necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador. Al mismo tiempo buscan mejorar la calidad de vida del empleado y fomentar una conciliación laboral.”

Suena como a un cuento de fantasías, pero es ese concepto lo que muchas veces marca la diferencia entre los empleados que se quedan y los que renuncian. Para algunos individuos, estos beneficios no económicos valen más que un gran sueldo.

¿Conoces el salario emocional de tu actual trabajo? Para saber cuál es tu salario emocional, es importante evaluar:

Distancia del lugar de trabajo

Evalúa qué tan distante se encuentra tu lugar de trabajo de tu casa. No es muy bonito salir muchas horas antes para llegar a tiempo.

Jornada laboral

Normalmente se trabaja 8 horas diarias y se comprenden que algunas veces se tenga que trabajar algunas horas extras. Pero si esto es constante y no se recibe remuneración por eso, lo mejor es abandonarlo.

Vida laboral/vida personal

¿Tu trabajo actual te permite tener un adecuado balance entre tu vida laboral y tu vida personal? Respóndete a ti mismo esta pregunta y sabrás en qué dirección apuntar.

Futuro profesional      

¿Sientes que tienes oportunidad de crecimiento en la empresa o que tu posición laboral nunca cambiará? Hundirse en esta rutina no te permite crecer ni adquirir nuevas habilidades.

Beneficios extras

No pienses en los vales de comida que te puedan dar. Evalúa si tu empresa te da algo que tú personalmente valores.

Aprendizaje y desarrollo de habilidades

¿Tu posición actual te presenta desafíos en donde tienes que aprender nuevas cosas? Encontrarse bajo responsabilidades sin cambio en donde no desarrollas más habilidades, hará que desees un futuro lejos de tu empresa. 

Antes de renunciar…

Si por último sientes que tu salario emocional no se adapta al que quieres, no te apresures en renunciar. Entrar en una nueva empresa no es nada fácil, por lo que te recomiendo que consideres lo siguiente:

Tienes algo a tu favor: no te están despidiendo, por lo que podrías plantearle tus inquietudes a tu superior.

Entonces trata de sugerir:

  • Compensaciones, incluso que no estén relacionados con el dinero.
  • Horarios, salir temprano los viernes, hacer un día de trabajo remoto
  • Nuevos desafíos, capacitaciones o participar en eventos con la finalidad de que puedas sentirte más productivo y permanecer en la empresa por más tiempo.