La pandemia ha tenido un gran impacto en el empleo, la economía y el mundo tal como lo conocíamos. Miles de personas, muchas de ellas por primera vez, comenzaron a trabajar desde sus casas.  Algunos sectores, como la hostelería y el turismo se vieron obligados a cerrar y, en el mejor de los casos, ahora operan con restricciones. 

Como consecuencia de la situación, los procesos de selección se ralentizaron de forma considerable, aunque no se paralizaron del todo ni los profesionales dejaron de pensar en su futuro laboral. Para conocer su visión, Michael Page ha preguntado a 6.100 candidatos que aplicaron a sus ofertas en Europa entre el 18 de enero y el 16 de marzo  sobre habilidades, desarrollo, formación y cuáles creen que serán las principales soft skills que las empresas van a buscar en 2021.

Los candidatos confían en sus habilidades

En el caso de los participantes españoles uno de los datos más llamativos es que, a pesar de que el 59% dijo estar desempleado, un 93% considera que dispone de las habilidades necesarias para el mercado actual.

Estas cifras parecen responder a que las nuevas generaciones de candidatos se toman en serio la formación, con independencia del momento que estamos viviendo. De hecho, un 46% de los candidatos españoles afirmó haber participado en un webinar y un 62% haber asistido a algún tipo de formación desde el inicio de la pandemia porque es algo que ya realizaban de forma habitual, mientras que un 21% participó en un webinar y un 11% en alguna formación por motivo de la crisis y solo un 25% no asistió a ningún tipo de formación.

Habilidades a prueba de futuro

¿Cuáles son los motivos que llevaron a los candidatos de Michael Page a recibir formación? En el caso de los participantes españoles destaca la mejora de sus habilidades actuales (65%), el desarrollo de nuevas habilidades relacionadas con su rol (54%) o para prepararse para mejores posiciones en un futuro (38%). Se trata de razones prácticas y muestran que la gran mayoría están satisfechos con el sector en el que se mueven actualmente, ya que solo un 23% está aprendiendo nuevas habilidades de cara a cambiar de industria.

Compartir el desarrollo ¿sí o no?

Más de la mitad de los candidatos españoles, un 55%, opta por incorporar las novedades en cuanto a su desarrollo en su CV, mientras que un 35% lo hace a través de redes sociales. Entre los encuestados, un 15% decidió compartir sus nuevas habilidades con el manager de su último rol y un 11% con su departamento de RRHH. En el lado opuesto, un 22% prefiere no compartir esta información.

¿Cómo descubren los candidatos sus carencias en cuanto a habilidades? Según nuestra encuesta, un 89% de los candidatos españoles que aplicaron a las ofertas de Michael Page identificaron nuevas áreas a desarrollar tras un proceso de autorreflexión en el contexto del mercado laboral. En esta misma línea, un 29% de los participantes dijo haber decidido mejorar sus skills tras compararse con el mercado, lo que nos indica que los candidatos actuales están dispuestos a juzgarse a sí mismos en el marco del mercado laboral.

¿Y cómo abordan la formación las organizaciones? Solo un 33% de los candidatos españoles reconoció que su último manager les recomendó formación continua y un 8% la recibió una o dos veces al año, frente a un 42% cuyos managers nunca les hablaron de ello y un 15% que lo consideró opcional.

Cómo, cuándo y dónde quieren aprender los candidatos

Para los candidatos la calidad de la formación es clave. Tanto que un 36% de los encuestados considera que la reputación del proveedor de la formación es muy importante y un 38% bastante importante, mientras que solo un 19% cree que el contenido es más relevante que el proveedor.

¿Y cómo quieren aprender los candidatos? Dividimos las preguntas en tres bloques centrados en habilidades tecnológicas, sociales y cognitivas y les preguntamos cómo les gustaría recibir la formación.

Los candidatos prefieren cualquier tipo de formación impartida a través de sesiones online en directo, un 31% en el caso de las formaciones tecnológicas y un 27% tanto para habilidades sociales como cognitivas. El formato de clase tradicional es el segundo estilo más elegido, por un 21% para habilidades tecnológicas, un 25% para habilidades sociales y un 21% para habilidades cognitivas.

Más allá de lo quieren los candidatos, ¿qué soft skills consideran que sus potenciales empleadores están buscando? La principal habilidad, escogida por un 55%, es resolución de problemas.  En segundo puesto se encuentra espíritu y capacidad de trabajo en equipo, con un 52%, y en tercero comunicación, con un 40%. En definitiva, los candidatos piensan que sus potenciales empleadores están buscando buenos comunicadores que trabajen bien en equipo y puedan resolver problemas. ¿Es este el candidato que estás buscando?

¿Quieres que te ayudemos a encontrar el talento adecuado para tu empresa? Contacta con nosotros.

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.