El sector de la industria ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años. Sin embargo, para mantener este área de crecimiento, las empresas del ámbito de la logística deben contratar a empleados que dispongan de las competencias adecuadas.

La logística es imprescindible para el buen funcionamiento de muchas compañías del sector industrial, donde el transporte de mercancías en el tiempo y la forma estipuladas se hace fundamental. Estas empresas deben integrar todas las funciones que forman parte de la cadena de suministro y salvar las distancias entre localizaciones; además, de actuar como enlace a lo largo de todo el proceso de negocio con el resto de las compañías con las que colaboran. Por todo ello, es fundamental que se contraten a empleados con unas habilidades muy específicas.

Tal y como explica Alejandro Zulueta, Manager de Michael Page, división Compras y Logística, asegura: “Ahora mismo, las empresas de logística deben abordar sus retos del día a día, pero también tienen que prepararse para las necesidades del futuro. Aunque ya hay muchas empresas que se están organizando correctamente, algunas aún miran solo a corto plazo. Por ejemplo, muchas compañías siguen contratando a trabajadores que disponen de formación y la experiencia profesional, pero a quienes les faltan habilidades sociales u organizativas. En un mundo cada vez más conectado, los clientes, las personas y la sostenibilidad se están imponiendo como los nuevos pilares de la logística, frente al coste, a los plazos de entrega y a las mercancías. Es decir, para tener éxito en el futuro, las empresas deben centrarse en contratar talento que pueda dar respuesta a las complejidades del negocio e invertir en nuevos sistemas tecnológicos que se adecúen mejor a las competencias requeridas. Además, y como ocurrirá en todos los sectores, la sostenibilidad deberá ser una parte fundamental de sus operaciones”.

A continuación, enumeramos las 10 competencias clave para contratar talento en las empresas de logística:

1. Resolución de conflictos

Esta habilidad implica manejar correctamente cualquier tipo de inconveniente o tensión en el trabajo. Solo un trabajador con habilidades para gestionar problemas podrá dirigir de manera adecuada a los diversos equipos que intervienen a lo largo del proceso. La persona elegida debe asegurarse de que todos los canales de comunicación sean claros y que se cumplan los plazos. Además, deberá minimizar el efecto de un conflicto en pro de la productividad. Por lo tanto, un perfil con la capacidad para trabajar de manera conjunta con clientes, empresas y equipos jurídicos; supondrá un activo muy valioso, que no solo ayudará ahorrar costes sino también, optimizar tiempos de entrega.

2. Planificación y ejecución

Las compañías viven periodos vertiginosos de ventas como puede ser el “Blackfriday” o la Navidad.  Estos hitos representan un momento crucial del año para muchas empresas, especialmente para aquellas sujetas a las ventas estacionales. Por lo tanto, es fundamental contar con empleados que:

  • Cuenten con una excelente planificación de futuro, análisis de rendimiento y previsión.
  • Comprendan y sepan manipular datos.
  • Conozcan de forma exhaustiva el mercado intermediario a todos los niveles.

3. Desarrollo de procesos

Ninguna organización quiere estar inmersa en procesos de trabajo lentos que afecten a la productividad. Un trabajador con aptitud proactiva es alguien que puede identificar formas de racionalizar los procesos de trabajo. Esto puede incluir la minimización de costes, la optimización de la capacidad productiva y la mejora de la calidad.

4. Logística inversa

La logística inversa hace referencia a toda actividad posterior al punto de venta. Administrar el proceso internamente permitirá a la empresa tener mayor control sobre la cadena de suministro.

Para poder gestionarla correctamente, es indispensable contar con perfiles con experiencia en áreas como: gestión de devoluciones, actualización de productos, fabricación y administración de devoluciones.

5. Modelización del transporte inteligente

Poder ofrecer una solución de modelización integral es una competencia que sigue siendo eje central en cualquier empresa de logística, por lo tanto, es importante contar con un especialista en este ámbito. La modelización del transporte es la planificación eficaz de rutas e implica una evaluación de las condiciones existentes que se esperan en general, junto con una investigación más detallada de proyecciones futuras.

El perfil debe ser inteligente, analístico y capaz de adoptar un enfoque matemático de las rutas para garantizar que los recorridos estén diseñados para maximizar su rentabilidad.

6. Desarrollo del talento

La formación de equipos constituye la base de cualquier operación de compras y de logística. Disponer de personal capaz de identificar el talento, a nivel interno y externo, contribuirá a la optimización de muchas áreas. Ellos serán capaces de atraer a los empleados adecuados y diseñar planes de desarrollo que implementen iniciativas innovadoras para mantenerlos comprometidos con la empresa a la vez que desarrollan su carrera profesional.

En este sentido, xxx añade: “Las empresas se han dado cuenta de que, en los últimos años, el desarrollo del talento y la formación de los empleados también beneficia a sectores como la industria del transporte o la logística. El mercado y la industria son cada vez más complejos, y para que el negocio crezca, las empresas deben buscar personas estratégicas que puedan construir sobre su negocio”.

7. Certificación de la gestión del transporte

El personal tendrá que contar con una Licencia de Operador de Vehículos de Mercancías.  También es positivo contar con un perfil de Dirección de Transporte por Carretera, con la certificación de competencia profesional (CPC) como Gestor de Transporte. La cualificación CPC permite obtener licencias estándar nacionales o internacionales para gestionar el movimiento de mercancías.

8. Optimización de la disposición del almacén

Solo un almacén diseñado de forma eficiente podrá aumentar la productividad a largo plazo. Para conseguirlo, el equipo de gestión de almacenes debe saber:

  • Optimizar los flujos de trabajo, permitiendo el desarrollo de procesos en el almacén y los procedimientos operativos.
  • Analizar las mejoras en la infraestructura del almacén, la integración del sistema y el diseño del proceso, de acuerdo con los requisitos de la cadena de suministro y la estrategia logística.
  • Disponer de conocimientos de diseño y asistencia en las negociaciones con proveedores.

9. Tecnología de gestión de almacén

Los sistemas de gestión de almacén (WMS, por sus siglas en inglés) consisten en paquetes de software que soportan las operaciones logísticas diarias. A fin de gestionar mejor sus procesos, la empresa debe contar con un perfil que domine estos procesos.

La necesidad de sistemas WMS más eficientes están creciendo rápidamente gracias al aumento del comercio online.  Por lo tanto, solo quienes sean capaces de identificar y hacer uso de este tipo de herramientas se situarán un paso por delante de sus competidores.

10. Trabajo en equipo

El trabajo en equipo es una habilidad que ocupa un lugar central en la logística. La colaboración y la comunicación entre los distintos departamentos de la empresa garantizan que los proyectos se ejecuten de la manera más eficaz y eficiente. Por lo tanto, esta habilidad que ya se empezaba a valorar antes, es ahora una competencia esencial para todos los profesionales. En un momento en el que la velocidad y la calidad son esenciales, la capacidad para trabajar en equipo es fundamental para el éxito de cualquier área de un negocio.

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.