¿Sabías que el cerebro representa el 3% del peso corporal y, sin embargo, necesita el 20% de la energía que se obtiene de la comida? En ocasiones se vuelve complicado comer de forma sana y equilibrada fuera de casa, pero el tupper puede convertirse  en tu mejor aliado para crear un menú delicioso que te aporte todos los nutrientes que tu cerebro, y tu cuerpo, necesitan para rendir al máximo. Te damos 6 consejos para que comer en la oficina sea también sano y que se convierta en un momento en el que disfrutar sin renunciar al sabor y a cuidarte.

Ensaladas, las grandes aliadas en la oficina para los días de calor

Una ensalada fresca y apetecible se puede ver arruinada por un mal aliño. Por eso, lo mejor es evitar aliñarla la noche  antes en casa, y hacerlo justo en el momento en el que la vamos a consumir (puedes llevar el condimento en un bote de cristal bien cerrado). También puedes hacerlo con un poco de limón para que no ennegrezca y se mantenga más fresca.

No te olvides de las legumbres en verano

Durante los meses de más calor se vuelve menos apetecible consumir legumbres dos veces por semana. Es importante que, aunque en verano sea menos apetecible un plato de garbanzos, no dejes de incluir en tu menú semanal las legumbres. Prueba a introducirlas en forma de ensalada y benefíciate, también en julio y agosto, de sus nutrientes esenciales: te  ayudarán a mantenerte despierto y te saciarán para que no asaltes, en mitad de la tarde, la máquina de vending.

Fruta fresca, siempre!

Aprovecha para convertir tu snack de media mañana en una pieza de fruta de temporada. Además de refrescarte te aportará fibra y nutrientes.

Pasta, arroz blanco, tortilla…

Estas opciones son siempre una buena opción para incluir en tu menú de tupper semanal. Son comidas a las que no les afecta un segundo calentamiento en el microondas, de hecho, si cocinas arroz, hazlo al dente, se terminará de cocer en el microondas al calentarlo. Por el contrario, el pescado o la carne son alimentos que toleran peor que lo calientes por segunda vez. Reserva esos alimentos para cenarlos en casa o para tomarlos los días que no lleves tupper.

Procura cocinar las cantidades justas

Si haces comida de más, acabarás comiendo en exceso y te entrará sueño cuando vuelvas a tu puesto de trabajo. Esta sensación de somnolencia cuando has comido de más se debe a que el nivel elevado de ácidos presentes en algunos alimentos reducen el nivel de la hormona del estrés en la sangre, por lo cual nos relajamos y empezamos a sentir que el sueño nos invade.

Evita los fritos 

Al calentarlos en el microondas después de cocinados, pierden sabor y textura y pueden resultar poco sabrosos. Además, los fritos son poco saludables y su digestión puede ser pesada.

Ya tienes los trucos perfectos para que tu alimentación impulse tu productividad en el trabajo y te lleve directo al éxito. ¿Cuál va a ser tu menú de la semana que viene?