Manos sudadas, boca seca, dolor de estómago, paralización absoluta… están aquí, los nervios visitan tu cuerpo. Normalmente suelen jugarnos una mala pasada en situaciones importantes en nuestra vida o carrera profesional. Generalmente, nuestro cuerpo, nuestro cerebro, reconoce cuándo nos enfrentamos a esos momentos que nos ponen tensos y nos limitan en lo que tenemos que decir, exponer o hacer.

Estar nervioso para algunas personas es algo esporádico, y lo sufren menos, pero, para otras, los nervios suelen ser tan negativos que son un impedimento para su día a día. Este punto, es al que conocemos como paralizante. Cuando esto sucede es necesario encontrar formas de minimizarlos. No decimos que sea fácil, pero existen determinadas técnicas que ayudan a calmar tu mente y regular ese estado emocional que necesitamos mantener es stop en determinadas circunstancias.

Poner en práctica estos 4 ejercicios hará que seas capaz de controlar cualquier situación y que no pierdas los nervios.

Los ejercicios de relajación  y respiración, tus grandes aliados

Algo tan básico y sencillo como una buena respiración puede marcar un antes y un después en aquellas situaciones que te ponen nervioso, como una presentación o una entrevista de trabajo.  Padecemos hiperventilación cuando nuestro cuerpo rompe el equilibrio del O2 y del CO2, lo que hace que nuestro cerebro quede inmóvil ante cualquier situación. Para evitar esto, la respiración es la clave y la única solución.Es recomendable que establezcas una rutina, no lo dejes sólo para cuando estés bajo un momento de presión. Anímate a practicar yoga, es más que conocido por producir esa sensación de paz y sus ejercicios están basados en la respiración y los estiramientos.

Tú sólo provocas tu éxito

Cuando está a punto de llegar ese momento que nos incomoda, que baja nuestra tensión y que nos deja sin aire, no viene mal pensar en que saldrás de la situación con éxito. Antes de someterte al estrés, recrea un tu mente un lugar que te de paz, o imagínate haciendo, diciendo justamente lo que quisieras si los nervios no te lo impidiesen. El poder de la mente es más fuerte de lo que creemos.

Comenta tus miedos

Hablar es gratis, tanto con los que te rodean como contigo mismo. Si algo te provoca inseguridad está bien compartirlo. Escuchar la opinión de los demás amplía nuestro punto de vista y nos ayuda a reflexionar y a encontrar una solución para el nerviosismo. Hablar con uno mismo es traernos la calma, decir las cosas en alta voz termina auto convenciéndonos. Ponlo en práctica.

Musicoterapia

En ocasiones, la música es la mejor medicina y la mejor terapia. La música templa, nos tranquiliza, nos calma. Por eso, uno de los ejercicios que te proponemos es que cuando estés en ese momento cumbre de ansiedad, escuches música.  

Olvídate de la idea de que para relajarte, necesitas melodías suaves, sonidos de la naturaleza o música clásica. ¡No, señor! Lo que te proponemos es que subas el volumen de esa canción que tanto te gusta, que te llega a lo más hondo y saca tu versión más positiva. El resultado es que, poco a poco, las melodías transforman tu ánimo, suavizan tu mente y te sentirás mucho más optimista.

¡Sé constante con estos ejercicios y tendrás el control en todas aquellas situaciones que antes te aceleraban el corazón!

¿Quieres recibir en tu email artículos relacionados? Suscríbete a nuestro blog y elige tus preferencias.