Las vacaciones son para descansar y disfrutar. Parece una tarea fácil, pero a veces cuesta adaptarse al tiempo de relax. Hasta hace no demasiado tiempo, estaba mejor considerado el profesional que permanecía conectado a las tareas laborales durante sus vacaciones. Sin embargo, cada vez más, asumimos que desconectar durante el período vacacional es necesario para reponer fuerzas de manera física y mental, y recuperar el ritmo a la vuelta.

¿Cómo conseguirlo? Desde Michael Page proponemos 10 consejos para lograr la desconexión y volver de las vacaciones con las pilas cargadas.

1. Cierra los asuntos pendientes antes de las vacaciones

No es una tarea sencilla, y a veces puede provocarnos un estrés elevado, pero cerrar todos los temas pendientes o, al menos, que queden lo suficientemente resueltos, ayudará a retomarlos a la vuelta. Además, realizar un listado de todas las tareas con una explicación detallada del punto en el que se quedan también ayuda a liberar la mente.

2. Deja una persona que actúe de backup

Por si surge alguna incidencia laboral durante las vacaciones, es recomendable que algún compañero se mantenga al tanto de nuestros temas pendientes. En ocasiones, esto requerirá dedicar un tiempo extra a su formación antes de dejar la oficina, pero también minimizará la necesidad de conectarse en mitad de las vacaciones.

3. Desconecta tus aplicaciones y dispositivos de trabajo

Con las responsabilidades atadas, los temas laborales deben quedar en pausa durante el periodo vacacional. Es recomendable apagar el teléfono corporativo y desactivar las notificaciones para reconectar con uno mismo/a, con el entorno y con quienes están alrededor.

4. Evita los espacios habituales de trabajo

Esta recomendación se vuelve algo más complicada con la llegada del teletrabajo. Al trabajar desde casa, y tener el ordenador en un despacho, habitación o en el propio salón, lo más probable es que su presencia traiga recuerdos del trabajo. En este caso, una opción es organizar bien el espacio y mantener los materiales de la oficina fuera de la vista durante las vacaciones.

5. Organízate antes de marcharte

Organizar las vacaciones fomenta la concentración en algo diferente. No se trata de estructurar cada día al milímetro, pero sí de esbozar los planes y tareas que realizaremos: viajes, deporte y actividades al aire libre, planes con amigos, …

6. Realiza actividades diferentes

La mejor forma de desconectar es activar tu espacio de ocio personal y de ocio social. En general, viajar a lugares nuevos o participar en actividades motivadoras son esenciales para la desconexión.

7. Controla tus horarios

Aunque las vacaciones son para desconectar y cambiar de aires, es aconsejable mantener una cierta rutina, aunque más flexible y relajada.

8. Cuida tu alimentación

Si bien es cierto que nuestra alimentación se suele modificar durante el periodo estival, hay ciertos hábitos esenciales que conviene respetar. No pasa nada por darnos caprichos durante un corto periodo de tiempo, pero es bueno para nosotros/as mantener una dieta equilibrada.

9. Aprovecha para disfrutar de los tuyos

Las jornadas laborales pueden ser intensas y no dejar tiempo para disfrutar de la vida personal y familiar. Las vacaciones son un momento único para compartir con la familia y los amigos.

10. Descansa antes de empezar y tómate un par de días al final para la adaptación

Es importante dejar espacios de adaptación y no salir de la oficina directo a coger un vuelo. También es recomendable reservar un par de días de aclimatación antes de volver a retomar el trabajo.

Las vacaciones son un buen momento para reencontrarse con uno mismo/a y establecer nuevos objetivos y metas a alcanzar, tanto laborales como personales. Y una vez incorporados, conviene recordar que trabajar y rendir al máximo no implica dejar de disfrutar de momentos de relax a lo largo del año.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.