Desconectar del trabajo es, en ocasiones, misión imposible. Un ejercicio que debería ser fundamental para lograr separar el ámbito laboral del personal resulta complicado: el 30% de los trabajadores españoles reconoce que no es capaz de desconectar del trabajo al salir de la oficina, según un estudio de Eurostat.
 

¿Ha terminado tu jornada laboral? ¡Felicítate!

Debes felicitarte por las tareas que has sido capaz de completar a lo largo del día y los problemas que has logrado solventar. ¡Realmente has hecho un muy buen trabajo! Felicítate y anímate a seguir alcanzando retos al día siguiente y a ser cada vez más productivo. Cierra el día de trabajo organizando qué asuntos han quedado pendientes por falta de tiempo.  De esta manera quedan anotados y puedes irte a casa con la tranquilidad de que mañana será lo primero que hagas al llegar a la oficina.
 

El teléfono móvil, uno de los grandes culpables

Es cierto que el móvil es un dispositivo del que nos cuesta desconectar: en la comida familiar del domingo, en tu día libre o un martes por la noche... Dos de cada cinco españoles se sienten presionados para responder llamadas y correos fuera del horario laboral, según Eurostat. Quizás en momentos determinados debas hacerlo, pero esto no debe convertirse en norma general. Desconectar del trabajo es fundamental para lograr separar el ámbito laboral del personal. Además no hacerlo afectaría negativamente a tu productividad.

No trabajes en casa hasta tarde

Si es necesario que te lleves trabajo a casa, trata de ponerte un horario razonable y no le dediques más tiempo extra. No dejes que tus tareas laborales contaminen tu vida personal. Aprende a distinguir ambos espacios y a disfrutarlos por separado. Recuerda que ser feliz en tu vida personal te impulsará y ayudará a ser feliz también en tu trabajo.

Tu hobbie: tu gran aliado

El cine, la fotografía o la lectura o el deporte pueden ser tus aliados para desconectar. Elige algo que realmente te guste porque será lo que consiga alejarte por completo del trabajo diario. Una actividad que te divierta, que te despierte nuevas ideas y que no tenga nada que ver con tu desempeño profesional. Por un momento al día, o a la semana, dedícate a disfrutar de una actividad completamente ajena al trabajo.

Porque descansar y desconectar es también una parte importante del trabajo para aumentar la productividad, algunas empresas ya han empezado a tomar decisiones en torno a esta necesidad de sus trabajadores:

En Alemania, la empresa Volkswagen decidió que entre las 18:15 y las 7 de la mañana sus empleados no podían utilizar sus móviles de trabajo, salvo por una causa mayor. Mercedes Benz instaló un sistema en el correo de sus trabajadores, de manera que si uno de sus empleados que está disfrutando de unas merecidas vacaciones recibe un email, éste se redirige a otro compañero que ellos designen durante el periodo de vacaciones.