Conocer y entender los factores más importantes que afectan de forma directa a la motivación y desarrollo profesional de los empleados para obtener el máximo rendimiento de la empresa, es fundamental. ¿Cómo podemos conseguirlo? Teniendo un diálogo transparente entre las dos partes implicadas (empleado y empresa) que refleje las características específicas del puesto, así como los detalles de la relación laboral.

La contratación está viviendo un proceso de transformación que ha pasado de una perspectiva transaccional, en la que el dinero era la principal motivación, a un enfoque donde los valores de la empresa y el entorno laboral toman mayor relevancia. Entender mejor a los empleados mediante la evaluación, el feedback y la formación; nos ayudará a contratar a los mejores candidatos.

Durante el proceso de búsqueda de talento, los candidatos potenciales deben ser capaces de proyectarse a sí mismos ante el equipo, la empresa y el puesto. Es necesario que la comunicación sea transparente por ambas partes con una hoja de ruta bien definida desde el principio.    

¿Cómo podemos conseguir que los empleados nos ayuden a contratar a los mejores candidatos para un puesto determinado?

Jaime Asnai González, Director General de PageGroup España, sostiene que:

Hay que considerar a los propios empleados como una herramienta más para maximizar las oportunidades de reclutamiento, en un mercado donde cada vez hay que atraer más al candidato «pasivo», que no se encuentra en búsqueda activa.

Domenec Gilabert, Director Ejecutivo de PageGroup España, concuerda que tanto los empleados actuales como los antiguos pueden explicar mejor cómo funciona la empresa en la que trabajan: Durante el proceso de contratación preguntamos a los candidatos si conocen a alguna persona que esté trabajando en la compañía. A menudo, nos responden “sí” y muchos de ellos, se ponen en contacto con esas personas para tener una idea previa y realista del ambiente de trabajo.


Idea clave: Cuando los reclutadores entienden lo que realmente motiva e importa a los empleados, pueden valerse de esa información para atraer a los mejores candidatos utilizando su «Employer Branding».


Empleados embajadores

Si podemos convertir a nuestros propios empleados en embajadores de la marca, podremos contribuir a una visión abierta y transparente de la empresa. Según estudios recientes, el 36% de las empresas utiliza este método para atraer a directivos y encontrar óptimos perfiles de forma ágil. 

Conseguir que los empleados nos ayuden a encontrar candidatos supone potenciar al máximo nuestro «Employer Branding». Los empleados se convierten en embajadores de la empresa y de la marca, y son capaces de mantener un diálogo más cercano y personal. Para los responsables de contratación esto supone una gran ventaja ya que les facilita el acceso a listas de candidatos más amplias y depuradas que incluyen recomendaciones y opiniones personales. 

Por su parte, tener un feedback ayuda al crecimiento y desarrollo de los empleados y a los equipos que los conforman, descubriendo los puntos fuertes y débiles e incluso anticipándose a los posibles conflictos o manteniendo políticas que contribuyan a reforzar la participación de los empleados. Eso sí, para crear buenos embajadores de marca, es necesario que éstos se sientan realizados dentro la compañía.

Domenec Gilabert explica:

Tus empleados pueden ser los mejores o por el contrario, los peores embajadores de la marca. Si consigues que tus empleados se sientan orgullosos, trabajarán en base a los objetivos marcados. Sé socialmente responsable, comunícalo y exprésalo. Define propósitos en los que el valor humano prevalezca. Verás cómo tus empleados se sienten respetados y valorados trabajando contigo.

Por ello, cada vez más empresas utilizan el feedback de sus empleados para entender mejor su grado de satisfacción, promover su participación activa y su nivel de compromiso. Este feedback suele obtenerse mediante cuestionarios anuales o trimestrales, ayudando a los directivos a realizar planes de acción para motivar en mayor medida a los equipos.  


Idea clave: Al convertir a los empleados en embajadores de marca, abrimos nuevas oportunidades parta captar candidatos con potencial, ofreciéndoles la posibilidad de conocer la empresa con mayor profundidad y de una forma más transparente.   


El aprendizaje de las competencias es fundamental 

Dotar a los jóvenes de más competencias antes de concluir su formación les ayudará a tener éxito en el mundo actual. Enseñarles habilidades interpersonales o soft skills y ofrecerles una formación adecuada teniendo en cuenta las necesidades del sector laboral resulta fundamental para que las empresas puedan seguir siendo competitivas. Los centros de evaluación ayudan a las empresas a entender mejor cuáles son las habilidades interpersonales necesarias, la motivación y la personalidad que deben tener estos candidatos.  

Dependiendo del nivel profesional del candidato, se evalúa su creatividad, liderazgo o capacidad de adaptación, revelando competencias que no pueden detectarse con solo el análisis de la experiencia o las habilidades técnicas.  

Estas evaluaciones son muy útiles para diferenciar tres tipos de perfiles: licenciados con poca experiencia, personas que han realizado trabajos repetitivos mal remunerados y candidatos con experiencia profesional en un puesto o sector diferente. Los candidatos pertenecientes a estos grupos deben ser evaluados de forma personalizada, ya que su experiencia laboral es reducida o poco relacionada con el puesto ofertado.

La evaluación mediante dinámicas de grupo y trabajo en equipo ayuda a detectar personas con competencias transversales o capacidades cognitivas que pueden ser pasadas por alto a través del currículum.


Idea clave: Evaluar las competencias de los candidatos mediante dinámicas de grupo y trabajo en equipo revela aspectos desconocidos de los perfiles en cuanto a sus habilidades interpersonales, especialmente en recién licenciados, trabajadores mal remunerados o empleados con experiencia en otros sectores.


La integración de las habilidades interpersonales en el proceso de contratación 

Los empleados deben ser comprendidos y respetados como personas individuales, no pueden ser tratados como una masa uniforme. Para contratar a los perfiles adecuados debe personalizarse la gestión de los recursos humanos desde la descripción del puesto de trabajo pasando por el proceso de selección, hasta el periodo de incorporación.

La necesidad de evaluar competencias debe hacerse a través de técnicas distintas a las habituales. De este modo, las empresas seleccionarán los mejores perfiles disponibles: personas con habilidades interpersonales y cognitivas que evolucionarán con el puesto.  

Pensando en el futuro, los responsables de contratación y selección de personal deben colaborar centrándose en dos aspectos fundamentales: encontrar los perfiles idóneos que combinen inteligencia emocional y habilidades cognitivas, y trabajar juntos para intercambiar conocimientos sobre lo que debe tener el mejor candidato.  

Esther Carrera, Directora Senior de PageGroup, explica que los líderes de las compañías deben saber deben convertirse en referentes de las empresas resultando altamente eficaces para atraer el talento. Una excelente cultura empresarial y valores bien definidos no significarán nada si los líderes no están implicados con la empresa, asegurando que sus equipos también se impliquen. Las personas siguen a los líderes.


Idea clave: Es fundamental que candidatos y empleados sean tratados con respecto y empatía a lo largo de la relación contractual mantenida con la empresa, cuidando todos los detalles: desde el proceso de contratación hasta su periodo de incorporación e integración dentro de la compañía.


Volver al Futuro de la Contratación

¿Estás buscando trabajo?

Encuentra las mejores ofertas en nuestra web.

Aplica ya

¿Estás contratando?

¿Te gustaría hablar sobre tus necesidades de contratación?

Contáctanos

Estudio Salarial

Información clave sobre tendencias de mercado y salarios por sectores.

Descubre