¿Sabías que, según el Centro de Estudios Financieros, los perfiles laborales del sector financiero se han reconvertido, abriéndose a un nuevo mercado laboral lleno de oportunidades? Esto ha sido debido, entre otros motivos, al impacto que las nuevas tecnologías han generado en este sector laboral. Pero ¿cuáles son estos perfiles? Según Javier Guajardo – Senior Associate Manager Finanzas, Tax&Legal y RRHH de Michael Page, “Hay determinados perfiles que están viviendo una demanda creciente en los últimos años, como los controllers o como los responsables financieros de pequeñas y medianas empresas”. ¿Quieres saber cuáles son sus funciones, qué requisitos se solicitan por parte de las compañías o cuál es su horquilla salarial? A continuación, profundizaré en cada uno de ellos:

Director financiero

Para este perfil se requiere una amplia experiencia, entre 8 y 10 años. Su labor principal es la gestión económica de la compañía: desde la planificación hasta la ejecución de todos los negocios que se llevan a cabo en la misma. Resulta imprescindible disponer de una visión global de la entidad y no sólo del área de contabilidad sino también de análisis o reporting. Esto es debido a que su labor estará directamente asociada a la estrategia general de la empresa y a las decisiones de expansión del negocio. Las empresas que demandan este tipo de perfiles son grandes empresas con presencia internacional o filiales de multinacionales.

Controller de gestión

El trabajo principal del controller consiste en analizar y evitar posibles crisis en la compañía. Para ello, trabaja junto con otros directivos, facilitándoles las herramientas necesarias para una gestión correcta de la empresa, como la detección de oportunidades de negocio o llevar una correcta relación con los auditores externos. En definitiva, el Controller Financiero “analiza el pasado, gestiona el presente y mejorara el futuro” lo que le convierte en una figura imprescindible y otro de los puestos clave dentro de este sector.

Responsable financiero

Cumple con las mismas responsabilidades que las del director financiero, pero su perfil está más orientado a pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, estas compañías a veces olvidan su importancia, a pesar de que su papel es crucial para optimizar sus recursos económicos y para lograr las mejores opciones de financiación para el negocio. Gracias a su presencia, un negocio puede conseguir aumentar su valor, ya que este cargo permite organizar todas las tareas relacionadas con temas de fiscalidad, tesorería y contabilidad como, por ejemplo: automatizar las remesas de cobros y pagos, redactar los Libros Contables o realizar un análisis económico de la compañía que vaya más allá de las operaciones comerciales.

Y una vez que conocemos qué hacen y cuáles son sus principales funciones, ¿qué requisitos son necesarios para optar a este tipo de puestos?

Lógicamente, la formación es fundamental. Estudios en Administración y Dirección de Empresas y un Máster especializado en Banca o en Economía Financiera son elementos clave; pero no son los únicos aspectos para tener en cuenta. Javier Guajardo destaca que: “Por encima de todo, se valora la alta orientación a los negocios que posea el candidato”. En general, la experiencia mínima, según el puesto, oscila entre los 5 y los 10 años. Pero, las compañías también valoran que estos trabajadores sean transversales, siendo las habilidades más valoradas:

  • La disposición de un pensamiento estratégico: tener capacidad de análisis, saber interpretar y analizar datos y, sobre todo, resolver problemas y tomar decisiones.
  • Las habilidades comunicativas: mantener una comunicación asertiva que permita manifestar ideas y opiniones de forma equilibrada y respetuosa y, sobre todo, manejar conflictos y conducir de forma hábil situaciones de negociación.
  • Capacidad de liderazgo: ser capaz de dirigir equipos y conseguir que todos avancen en la misma dirección.
  • Conocimientos tecnológicos: en este sentido, el papel de la tecnología es fundamental resultando imprescindible saber cómo implementarla dentro del negocio. Por ejemplo, estar al tanto del “big data” resultará fundamental para saber cuáles son los datos más interesantes para la compañía y analizarlos.
  • Conexión interdepartamental: conocer lo que hacen las diferentes partes de la empresa e interactuar con ellas, favorecerá la toma de decisiones avanzando hacia una estrategia común.  

Y no nos olvidamos de la parte más importante: ¿cuál es el rango salarial de estos puestos?

El estudio de remuneración que elaboró Michael Page en 2018, determina que la banda salarial de este tipo de perfiles oscila entre los 35k€ a los 100k€. La cifra varía dependiendo del sector de la compañía, de la facturación del negocio y la parte fija y variable del salario. “Actualmente, Andalucía es la comunidad con mayor demanda laboral de este sector, siendo Sevilla y Málaga las provincias con más tirón y seguidas muy de cerca por Granada” ¿Te gustaría consultar la evolución de salarios teniendo en cuenta las ultimas tendencias laborales de 2020? 

Como puedes ver, el sector financiero tiene un futuro prometedor. El mundo digital ha influido de manera positiva: la necesidad de renovación ofrece nuevas oportunidades de desarrollo para los profesionales de este ámbito y la innovación y la tecnología serán claves para ayudarte a desarrollarte dentro de él. No pierdas esta gran oportunidad de desarrollo.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.