Las entrevistas que salen bien suelen ser aquellas en las que el entrevistador y el entrevistado están, en cierto modo, en sintonía. Congeniar con alguien la primera vez que lo ves es más fácil cuando es evidente que hay alguna afinidad entre ambos y se tienen intereses comunes. Pero, dada la naturaleza de la entrevista, no es fundamental que exista una conexión personal.

Sí es necesario, sin embargo, crear una impresión positiva y duradera, por lo que lograr afinidad profesional durante tu entrevista debería ser tu principal objetivo.

Las entrevistas pueden ser experiencias estresantes, por lo que prepararse en la medida de lo posible puede ayudar a controlar la angustia. Prueba los consejos que te proponemos a continuación para causar una buena impresión en tu próxima entrevista.

Antes de la entrevista

Es más fácil lograr la afinidad con alguien con quien tienes algo en común, por lo que buscar información sobre la empresa antes de la entrevista es importante. Aparte de que podrías causar la imagen de falta de interés si no sabes nada sobre la compañía, conocer algunos detalles y cuestiones de actualidad puede darte un tema fácil de conversación durante la entrevista, y te ayudará a salir de apuros si te hacen una pregunta difícil.

También puedes buscar en LinkedIn al entrevistador, si sabes su nombre, para recabar información sobre su cargo actual, sus objetivos y cualquier artículo o publicación que haya creado en la plataforma.

Viste de forma adecuada

Si acudes a una entrevista en una empresa que tiene código de vestimenta elegante, lleva traje, como tu entrevistador. Si tienes dudas sobre el código de vestimenta, debes preguntar a la persona que te ha preseleccionado, y si sigues sin tenerlo claro, siempre es conveniente pasarse de formal que de informal. De este modo, demostrarás que eres un candidato interesado en el puesto y que deseas causar buena impresión. Si consigues el trabajo, siempre podrás adaptar tu atuendo de oficina al del resto de la empresa. Por el contrario, te arriesgas a resultar desaliñado o, incluso, irrespetuoso, si no te esmeras un poco para la entrevista.

Al inicio de la entrevista

Aunque lograr la afinidad de forma relativamente rápida es importante, comenzar una entrevista con un exceso de familiaridad puede percibirse como un comportamiento inapropiado. Planifica qué hacer en unos primeros momentos que pueden resultar incómodos desde que os encontráis en la recepción hasta que llegáis a la sala de reuniones. Prepara algunas preguntas de carácter general para romper el hielo antes de que comience la entrevista. Puedes, por ejemplo, preguntar al entrevistador cuánto tiempo lleva en la empresa.

Generalmente, es preferible hacer preguntas de respuesta abierta para iniciar una conversación. La capacidad para mostrar interés genuino en un puesto y en la empresa de una forma amable y relajada garantiza que la entrevista comience bien. Partiendo de la base de que todos los candidatos entrevistados tendrán, seguramente, una formación y un nivel de experiencia similares, suele ser la persona que muestre más entusiasmo por la oportunidad la que causará la mejor impresión.

Durante la entrevista

A pesar de que tendemos a ver una entrevista como un examen, es importante intentar mantener un tono similar al de una conversación. Y, aunque tendrás muchas cosas en la cabeza mientras estás en la sala de la entrevista, intenta recordar los siguientes puntos:

· Siempre que sea posible, intenta replicar sutilmente el lenguaje corporal del entrevistador. No debe ser obvio que le estás intentado copiar, pero la gente suele reaccionar mejor ante aquellas personas con las que parecen que han conectado.

· Escucha atentamente todo lo que dice el entrevistador. Hacerte eco de las respuestas del entrevistador muestra que has escuchado y comprendido. Repítele algunos de sus comentarios y muestra que apruebas lo que acaba de decir. Una buena forma de hacerlo es responder con frases completas, por ejemplo, responder a una pregunta como "¿Qué dirías de las perspectivas del sector para este año?" con un "las perspectivas del sector para este año son...".

· Evita hablar de política o religión. Puede incomodar o, incluso, ofender. Céntrate en temas relacionados con el sector, la empresa o el puesto, a menos que el entrevistador te haga una pregunta informal. También es recomendable no hablar mal de la empresa con la que trabajas o con la que has trabajado. Puede parecer que estás demostrando tu interés en un puesto nuevo e, incluso, que es un atajo para conectar con tu entrevistador, pero no es profesional y puede crear un ambiente negativo.

Recuerda que tú también los estás entrevistando a ellos. Debes hacer preguntas que te ayuden a tomar una decisión sobre si coger o no el puesto que podrían ofrecerte. Con frecuencia ayuda tener preparada una lista de preguntas sobre qué te gustaría saber del puesto y de la empresa, como, por ejemplo, la cultura corporativa, las dificultades del puesto, qué cualidades necesitan los empleados para promocionar en la empresa, incluso elementos como la responsabilidad social corporativa. Por un lado, te ayudará a aclararte y tomar una decisión y, por otro, muestra tu compromiso y tu fuerte interés en la empresa.

Después de la entrevista

Mucha gente no se da cuenta de que la entrevista no tiene que terminar cuando uno sale de la sala. Siempre es recomendable contactar después de la entrevista, como hacemos con alguien que hemos conocido durante un evento de networking, por ejemplo. Escribe un correo electrónico de agradecimiento, ya sea directamente con el entrevistador o a través del encargado de la preselección, si has conseguido la entrevista a través de una agencia de selección. Es una forma de continuar el diálogo y de mostrar que el encuentro ha sido agradable.

El objetivo fundamental de lograr afinidad con el entrevistador es aumentar la impresión de que pensáis en la misma línea, mostrando que compartís unas perspectivas profesionales similares y una misma forma de trabajar.

Por último, es importante no olvidar que, a pesar de querer crear afinidad con el entrevistador, lo que realmente has ido a demostrar es que puedes hacer el trabajo. Asegúrate de que tus preguntas y respuestas demuestren que tienes la formación y la experiencia necesarias. El buen rollo, por sí solo, rara vez es suficiente para conseguir un trabajo.

Summary

Aunque las entrevistas pueden generar mucho estrés, crear afinidad puede ayudar a causar buena impresión. 

Antes de la entrevista, busca información para encontrar puntos en común y viste adecuadamente. 

Durante la entrevista, replica el lenguaje corporal, escucha lo que te dicen, evita hablar sobre política o religión, y haz preguntas pertinentes. 

Después de la entrevista, envía una nota de agradecimiento que te sirva para prolongar la conversación.

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.