¿Cuántas veces has dudado de tus capacidades? ¿Cuántos momentos te has sentido inseguro o has dejado de hacer algo por temor, por no confiar o por creer no estar a la altura? En ocasiones tenemos tanto miedo a fracasar o a no hacerlo bien, que muchas veces no nos arriesgamos.

Lo curioso de esta situación es que la experimentamos varias veces a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, admiramos a esas personas que son capaces de avanzar, a esas que pisan fuerte, con confianza y con una soltura que parecen estar preparadas para enfrentarse a todo con tal de conseguir sus objetivos.

Las personas seguras y confiadas que se lanzan a cualquier reto sin dudar, no son de otro planeta sino que poseen unas cualidades que se pueden cultivar y desarrollar. La autoconfianza es como un músculo, puedes ir ejercitándola y fortaleciéndola con el tiempo. Para empezar, te damos 4 consejos que te darán ese empujón para sentirte más seguro y que harán que puedas con todo.

1.Afronta tus fallos y errores sin darles mayor importancia de la que tienen.

Cuando nos sentimos inseguros tendemos a maximizar cualquier error o fallo que podamos provocar. Recuerda: Somos humanos. Es normal cometer fallos y nadie queda exento de ello. Cuando suceda, piensa por un segundo en la magnitud real, si de aquí a un tiempo te acordarás o influirá realmente en tu vida. Después, ríete de ti mismo. Ríete de lo que has hecho mal, de esos errores ínfimos, verás como todo será más llevadero y te ayudará a pasar página más rápido.

2.Rodéate de gente segura de sí misma.

Si te rodeas de personas con confianza, aprenderás a serlo tú también. Las personas seguras de sí mismas encuentran la felicidad dentro de ellos, no juzgan, escuchan más de lo que hablan, no temen equivocarse y buscan pequeñas victorias en el día a día... Huye de quienes te digan “Tú no vales para eso” o “No podrás hacerlo”.

3.Ten siempre presentes tus logros.

Si, de esos de los que te enorgulleces, da igual que sean pequeños o grandes, son logros, no los catalogues de otro modo. Es importante que sepas que vales, ten presente tus puntos fuertes, las cosas que se te dan bien, las metas que has cumplido y las que aún quedan por cumplir. Todo esto es un chute de buena energía y seguridad. Olvida lo que no se te da bien, al final sólo trae inseguridades y, a veces, se convierten en una nube que empaña todos tus logros.  

4.Comunícate. 

Si temes equivocarte o decir algo inapropiado en alguna ocasión, nada mejor que practicar y ejercitar tu mente. No te cohíbas, impúlsate a tomar las riendas, a ser líder, y siéntete preparado para dar una charla ante muchas personas. Comienza por donde mejor creas que lograrás un buen resultado, da los buenos días y entabla conversaciones con esas personas que tienes a tu alrededor: el personal de la cafetería del bar que está al lado de tu casa, la señora de la limpieza de la oficina, la chica del asiento de al lado del autobús… Lo importante es comenzar, para que poco a poco consigas tu objetivo.

Repite constantemente que eres una persona maravillosa. El método de repetición hará, según el psicólogo Émile Coué, que de una forma u otra, te lo termines creyendo. Empecemos por ahí, por auto elogiarnos, poco a poco irás encontrando esa confianza que necesitas para ser una persona segura de sí misma.