Lograr diferenciar entre la vida personal y profesional es posible, tan solo depende de ti.

Cada vez hay más empresas que apuestan por entornos de trabajo más flexibles, donde prime el equilibrio entre la vida laboral y personal. También, se está extendiendo entre muchas compañías, una nueva filosofía de trabajo orientada a la flexibilidad laboral, que nos ofrece los instrumentos necesarios para poder desconectar y ser más felices. Pero la realidad es que no todas las empresas ofrecen estas posibilidades y por ello, es importante aplicar diferentes técnicas y tener tus propias herramientas personales. Y no solo por la propia salud interior sino también, porque ello nos convertirá en personas más felices y por extensión, más productivas y resolutivas.

Por todo ello, hoy me gustaría compartir con vosotros esos trucos y consejos que yo sigo y que me ayudan a desconectar en mí día a día. ¿Preparados para gestionar mejor todo vuestro tiempo?

  1. Apaga el ordenador o el móvil una vez que acabe tu jornada. “Apágalo sí o sí”. De lo contrario, te llevarás el trabajo a casa. Si tienes que llevar el móvil, intenta “esconder la App de e-mails lejos del escritorio” y acostúmbrate a no mirar el correo cada vez que coges el móvil.
  1. Te recomiendo no llevarte el trabajo a casa y esto quiere decir: no comentar con tu pareja o familia los temas del trabajo. Hazlo únicamente en casos excepcionales y realmente importantes, por ejemplo, si necesitas algún tipo de feedback o consejo sobre algo en concreto.
  1.  Una vez que acabes tu jornada, si todavía te han quedado cosas pendientes, apúntalas en tu lista To do list para el día siguiente. Si por casualidad, fuera del horario de trabajo te acuerdas de algo importante, apúntalo en esta lista, pero no intentes resolverlo en el momento.
  1. “Mens sana in corpore sano”.  Practicar deporte con regularidad es fundamental para desconectar del trabajo. La realidad es que muchos de nosotros no sacamos el tiempo que nos gustaría para poder hacerlo.

Yo personalmente utilizo a diario la bici para ir al trabajo. ¡Los beneficios están probados! No solo físicamente, también para empezar tu día en la oficina con más energía. A la hora de volver a casa en bici, también consigo desconectar rápidamente y liberar el estrés.

  1. Cada pequeño momento es bueno para cambiar la rutina del día a día. Al menos para los que todavía no somos padres, cualquier actividad que te ayude a desconectar como, por ejemplo, salir a hacer la compra, quedar con los amigos o incluso seguir formándote profesionalmente; constituyen la perfecta excusa para que tu día a día sea mejor.
  1. No subestimes cualquier evento afterwork que organiza tu empresa. Constituyen un buen momento para hablar y conocer más de cerca a tus compañeros. De este modo, conseguirás una mayor confianza con ello y resulta muy útil para la creación de equipos eficientes.

Aplicar estas pequeñas reglas en tu día a día te ayudarán a desconectar del trabajo con mayor facilidad. Os aseguro que a mí me han ayudado. Y no solo eso, también conseguirás ser una persona más productiva y sentirte mejor contigo mismo.

Espero que estos pequeños consejos te hayan sido de utilidad y puedas aplicar alguno de ellos en tu día a día. ¿Y tú, tienes algún otro truco que quieras compartir con nosotros?

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.