Vivimos en un mundo donde el cambio es cada vez más rápido, donde el futuro y las consecuencias son cada vez más inciertas y, por lo tanto, donde el modo de reflexionar sobre las opciones existentes, debe ser diferente. Los líderes de hoy acumulan mucha información y deben ordenarla para analizar, deducir y tomar la decisión más acertada. Así, en los años 90, los soldados norteamericanos acuñaron el término VUCA para referirse a un mundo que emergía, tras el fin de la Guerra Fría, que se caracterizaba por ser más incierto, complejo y ambiguo que nunca y que, por lo tanto, necesitaba formas diferentes de enfrentarse a él.

Hoy en día este término sigue siendo actual y necesario para aprender a moverse de manera acertada. Lo escuchamos constantemente en el mundo empresarial ya que nos toca adaptarnos a vivir y competir en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo y, en este caso, VUCA nos ayuda a describir estos entornos con los que nos encontramos a diario, a preparar las estrategias aplicadas, los modos de gestión etc. VUCA es definido, según los profesores Nathan Benner y James Lemoine, de la escuela de Negocios del Instituto Tecnológico de Georgia, como “una manera concreta y estructurada de decir que el mundo está loco, loco, loco, para actuar en consecuencia”.

ENTENDER EL MUNDO VUCA

V (Volatility): Asociada a la naturaleza de los cambios y a la velocidad a la que se suceden. Requiere un alto conocimiento y una alta capacidad para predecir, y supone estar preparado para cuando ocurra un acontecimiento que requiera actuar de manera rápida y eficaz. ¿Eres capaz de, desde tu día a día, tener una visión global de todos los acontecimientos y ser capaz de predecir el siguiente hecho? Si es así, ¿eres capaz de tomar decisiones y actuar antes de que se produzca ese acontecimiento?

U (Uncertainly): Existe un alto nivel de conocimiento pero la falta de previsión con la que se producen los cambios juega en contra, porque sabemos que el cambio es posible, pero no es seguro. Debemos saber manejar los imprevistos y tratar de controlar cómo se desarrollarán los acontecimientos. Por eso es importante invertir en información, ya que esto podría reducir el nivel de incertidumbre.

C (Complexity): Los problemas son complejos y, en ocasiones, provocan desconcierto y confusión en el entorno. Se produce cuando tenemos un conocimiento bajo pero facilidad para predecir el siguiente paso. El volumen de desinformación es muy elevado y abrumador y la única solución es reestructurar, ponernos en manos  de personas especialistas que sepan gestionar la complejidad.

A (Ambiguity): Hace referencia a la falta de claridad que da pie a que existan varias interpretaciones. Es una situación de bajo conocimiento y de baja predictibilidad, en la que iguales condiciones provocan consecuencias diversas. No hay precedentes que nos ayuden a predecir y la única opción es experimentar y aprender a base de ensayo y error.

El resultado de VUCA es mejorar la efectividad personal, dar en la diana en la toma de decisiones y en el planteamiento de estrategias. Claridad, preparación y ejecución cobran ahora más importancia que nunca y la toma de decisiones y sentido se unen para dar una respuesta a la nueva realidad VUCA.

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.