Todo empezó durante una junta de Australia hace ya muchos años donde me di cuenta que  

yo era una de las pocas personas entre mis compañeros que no había aprovechado las oportunidades internacionales que ofrece PageGroup. Además Asia estaba en pleno crecimiento y sin pensarlo demasiado decidí aventurarme y trasladarme a Hong Kong por dos años, lo que luego se convirtieron en ocho.

Es importante aprovechar todas las oportunidades que ofrece un traslado: nuevo estilo de vida, nuevas amistades y nuevas formas de trabajar. Una base en Hong Kong le brindó a mi familia una gran y valiosa oportunidad de viajar por Asia con regularidad y estar a tan solo un vuelo directo para poder ver a nuestros parientes del Reino Unido y Australia.

El mejor consejo que me dieron fue decir "sí" a cualquier oportunidad de ocio social que se ofreciera. Se necesita conocer a muchas personas para realmente encontrar a aquellos que se convertirán en tus amigos importantes. El sentido de la aventura ayuda. Pero tienes que ser bastante adaptable y no preocuparte por las cosas pequeñas, que a veces salen mal.

Hong Kong me enseñó lo importante que es ser un líder. Aterrizar en un nuevo país sin relaciones establecidas me hizo enfocarme en las relaciones con mi gente. Me impulsó a entablar tantas reuniones cara a cara como fuera posible para hacer crecer mi networking. Esa es la mejor experiencia de aprendizaje que obtuve de Asia, y ahora he regresado a Australia para asumir un nuevo rol en PageGroup Sidney.

Pero al final decidí regresar: inestabilidad política en Hong Kong unido a la crisis del Covid.  

A la pregunta: “¿Se lo recomendaría a otros?” Mi respuesta es "Sí. Es lo mejor que he hecho en mi vida". Y un día, cuando esté en mi mecedora será la mejor historia que pueda contarle a mis nietos.